Cándida Montilla de Medina participa en cena Pan y Vino, en apoyo al Seminario Pontificio Santo Tomás de Aquino

0
69

La primera dama Cándida Montilla de Medina asistió la noche de este miércoles a la tradicional cena-concierto “Pan y Vino” que realiza el Seminario Pontificio Santo Tomás de Aquino.

El acto, encabezado por el arzobispo de Santo Domingo, Francisco Ozoria Acosta, contó con la asistencia de cientos de feligreses representando a numerosas parroquias y seminaristas de  distintos cursos.

A su llegada, la primera dama fue recibida por el obispo de la diócesis de San Juan de la Maguana, José Grullón Estrella y el obispo auxiliar de la arquidiócesis de Santo Domingo, monseñor Faustino Burgos Brisman.

Igualmente, le dio la bienvenida el rector del seminario, padre José Amable Durán Tineo.

Invitados especiales, también, la ex primera dama de la República, Rosa  Gómez de Mejía, y el empresario José Luis Corripio, junto a su esposa, Ana María Alonso de Corripio.

La bendición estuvo a cargo del padre Víctor González. Posteriormente fue proyectado un video contando la historia del seminario.

Al final, el arzobispo Ozoria bendijo la actividad, agradeció los aportes para la formación de los seminaristas y destacó la  integración como familia, como iglesia.

Al compartir el pan y el vino comparten la amistad, indicó a los presentes.

La tradicional Cena Pan y Vino que realiza este seminario ha sido una iniciativa del ex rector del seminario y hoy obispo de la diócesis de San Francisco de Macorís, monseñor Fausto Vallejo, con la colaboración del padre Mateo André y el grupo Gratitud.

El evento reúne en un solo cuerpo a numerosos miembros de la comunidad católica para ofrecer su ofrenda de amor y acompañar en el proceso de formación de los sacerdotes, cumpliendo generosamente con el deber de orar y cooperar con la misión eclesial.

Esta cena tiene como propósito ayudar a sostener al Seminario Pontificio Santo Tomás de Aquino en la formación de los futuros sacerdotes.

Llamados por Dios

El rector Durán Tineo explicó que en esta institución se forman seminaristas jóvenes que, llamados por Dios al servicio de la Iglesia, se preparan para ser sacerdotes.

Resaltó que en el transcurrir de estos 28 años, han sido muchas las metas y los objetivos logrados.

“Se han ordenado entre diocesanos y religiosos alrededor de 450 sacerdotes que hoy prestan sus servicios dentro y fuera del país. Actualmente hay 92 seminaristas internos: 42 en Filosofía y 50 en Teología, pero en las aulas son 160”, agregó.

La dicha de dar

Como parte de la actividad fue presentada la conferencia magistral del destacado presbítero, padre Tulio Cordero, con el tema: “Hay más alegría en dar que en recibir”.

Tradición de la cena Pan y Vino

La iniciativa de la cena Pan y Vino data del año 1992. De orden teológico es su inspiración, pues pan y vino son el símbolo de la eucaristía y, por tanto, de un seminario diocesano.

Su finalidad es recordarles a los cristianos comprometidos una verdad evidente: no tienen derecho a esperar para mañana buenos y santos sacerdotes quienes hoy no se ocupan de prepararlos. También, se les incentiva a la solidaridad y colaboración.

Presentación artística

En una noche de comunión fraterna, el famoso artista dominicano Ramón Orlando y el Coro del Seminario Pontificio amenizaron el ambiente con un contagioso merengue típico a ritmo de güira, tambora, piano y acordeón.

Las palabras de agradecimiento estuvieron  a cargo del reverendo diácono Franklin Camacho.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here